Ermita de Nuestra Señora de A Lanzada

Ermita de Nuestra Señora de A Lanzada (Sanxenxo)

 

Situada a la entrada de la famosa Ría de Arousa, se encuentra esta Ermita del siglo XII, consistente en una única nave, con ábside semicircular, en ella se venera con gran devoción a la imagen de la Señora de A Lanzada.


La Ermita fue propiedad del Arzobispo de Santiago hasta el año 1.110. En el lugar se encontraba una importante fortaleza de la que, tras aguantar las feroces y continuadas luchas medievales contra vikingos y normandos, apenas quedan hoy en día vestigios visibles, tras sucumbir finalmente a los ataque árabes en esta ría gallega.


Los vikingos, fueron posiblemente los que más veces asediaron estas tierras, atraídos por las historias que escuchaban sobre una ciudad que crecía vigorosamente en esa época, una ciudad a la que ellos llamaron Jakobsland “Tierra de Santiago”, efectivamente, las incursiones y saqueos ocasionados en la ría de Arousa tenían como finalidad, apoderarse de la ciudad de Santiago de Compostela.


En la actualidad, se pueden ver las ruinas de la Torre de la Fortaleza, donde se hacía fuego para avisar de la llegada de los barcos enemigos. La luz de esta hoguera, alertaba inmediatamente a una segunda torre, y esta, a otra y a otra, formando una cadena de alerta a lo largo de toda la ría. Quizá las más conocidas hoy en día, sean esta de A Lanzada, la de Santo Tomé en Cambados y las Torres del Oeste en Catoira, donde cada año –el primer domingo de agosto- se celebra una famosa romería para festejar la victoria sobre las hordas vikingas.

 

Cuenta la leyenda que las mujeres que desean concebir y tienen problemas de fertilidad, deben de bañarse aquí, en aguas del Atlántico, a media noche. Introducirse en el mar hasta la altura del vientre y dejarse purificar por el vaivén de nueve olas consecutivas. Al finalizar el baño y para que el rito sea más efectivo, es recomendable rogar a la Virgen para que nos bendiga concediéndonos la ansiada descendencia. 


Para este rito se puede elegir sólo dos fechas del calendario. El último sábado de agosto (festividad de la Virgen), o el 24 de junio (noche de San Juan) La noche más corta y mágica del año. 


Otra Leyenda muy arraigada en la zona, dice que una vez al año debemos de barrer por debajo del altar de la capilla. Este rito, que se lleva a cabo el día de la festividad de la Virgen, nos librará y/o protegerá del mal de ojo o –meigallo- si los tuviéramos.



Escribir comentario

Comentarios: 0