Ruinas de Santa Mariña Dozo (Cambados)

En la localidad de Cambados (Pontevedra), se encuentran los restos de esta iglesia gótica con influencias renacentistas, construida en el siglo XV, está catalogada como Monumento Histótico-Artístico Nacional desde el año 1943.

 

Los historiadores dicen que fue construida por deseo de doña María de Ulloa, señora de Cambados y madre de Alonso III de Fonseca. Pero otras voces, también de reputados historiadores, conceden el honor de su fundación a la infanta doña Juana de Hungría, esposa de Paio Gómez, quienes vivieron junto a la también conocida Torre de San Sadurniño, ubicada igualmente en la misma localidad de Cambados. Una tercera, y no menos acertada corriente, apunta a que la cooperación de ambas señoras fue la que dio fruto finalmente a la construcción de este bello y melancólico lugar.

© Jaime Ramos Lorenzo
Santa Mariña Dozo (Cambados)

© Jaime Ramos Lorenzo
© Jaime Ramos Lorenzo
© Jaime Ramos Lorenzo

Actualmente en esta iglesia sólo se celebra una misa al año. Una multitudinaria ceremonia litúrgica que se lleva a cabo el 1 de noviembre, con motivo de la celebración del día de Todos los Santos.

© Jaime Ramos Lorenzo

Este templo ojival se compone de ábside o cabecera cuadrada, una nave única que antaño contaba con cubierta de madera y cinco capillas laterales. El tamaño de la nave es de 24 x 11,4 m.

Su construcción obedece al llamado gótico marinero, formando parte de un grupo de iglesias del mismo estilo entre las que se encuentran la de Santa María de Muxía, Santa María de Laxe, Santa María a Nova o también la iglesia de Santa Columba de Rianxo.

 

En el altar se encontraba la imagen de un Cristo (que se puede ver en la foto de la izquierda) que data de 1904. Digo se encontraba porque la talla fue retirada el pasado 24 de septiembre de 2014 para ser trasladada a un taller de restauración. La operación duró casi tres horas y fue dirigida por el arqueólogo municipal Ángel Acuña y el restaurador José Aguiño. La talla, realizada en madera de nogal, se encuentra en un avanzado estado de deterioro debido a las inclemencias del tiempo y a la acción de los xilófagos. Los técnicos están estudiando en la actualidad si es viable su restauración o si por el contrario, la única solución viable es la creación de una réplica lo más fidedigna posible.

 

En la decoración de los arcos y las capillas, se pueden observar relieves de la Encarnación, Cristo y los Apóstoles, la Expulsión del Paraíso, e imágenes de los Siete Pecados Capitales. En uno de los arcos podemos ver el relieve de la Pereza. Representada por un hombre que, con la cabeza entre las piernas, se alimenta de sus propios excrementos.

 

La ábside, de planta cuadrada, se abre en un arco apuntado, posee bóveda de crucería formando una estrella de cuatro puntas y con un sol en el centro, que representa a Cristo (imagen bajo este texto).


En la fachada existió antiguamente un rosetón, desaparecido con toda probabilidad a principios del siglo XX.


Este impresionante Camposanto, a petición del propio ayuntamiento de Cambados, fue incluido en diciembre de 2013 en La Associatión of Significant Cementeries of Europa (ASCE). Esta asociación, compuesta por 22 paises y 179 cementerios (veinticuatro españoles, de los cuales tres son gallegos) cuenta con auténticas joyas del patrimonio europeo, como por ejemplo, cementerios tan impresionantes como el de las Catacumbas de Roma, el Père-Lachaise de París, o el Zentralfriedhof de Viena.


Como dato anecdótico, decir que en este cementerio se rodaron algunos episodios de conocidas series de televisión, como son entre otras, Piratas y Águila Roja.

© Jaime Ramos Lorenzo

“O máis melancólico camposanto do mundo”

- Alvaro Cunqueiro -

© Jaime Ramos Lorenzo

Por último, pero muy importante, apuntar que este es un precioso lugar para visitar y fotografiar. Pero debemos de recordar que a pesar de la inmensa amabilidad y paciencia de la que siempre hacen gala los vecinos de Cambados, nos encontramos en un camposanto y que en él descansan sus antepasados. La educación, el saber estar y el respeto por su intimidad deben prevalecer siempre por encima de nuestra curiosidad y nuestros deseos de hacer fotografías.


© Jaime Ramos Lorenzo
© Jaime Ramos Lorenzo


AMPLIACIÓN DE LA ENTRADA


Cambados, Santa Mariña Dozo, Camposanto, Cementerio, Escultura, Galicia, Rías Baixas, Rías bajas, Salnés, Miralofoto, Jaime Ramos
Cristo, Jesús, Cambados, Santa Mariña Dozo, Camposanto, Cementerio, Escultura, Galicia, Rías Baixas, Rías bajas, Salnés, Miralofoto, Jaime Ramos
 Cambados, Santa Mariña Dozo, Camposanto, Cementerio, Escultura, Galicia, Rías Baixas, Rías bajas, Salnés, Miralofoto, Jaime Ramos


En septiembre de 2014, el Cristo crucificado que presidia el altar de las ruinas de Santa Mariña tuvo que ser retirado debido su frágil estado que amenazaba en los últimos años con su fragmentación.

 

La obra, de aproximadamente 300 kilos de peso, se cree que puede estar realizada en madera de castaño o roble, algo desconocido con exactitud debido entre otros motivos a las varias capas de barniz que le fueron aplicadas a lo largo del tiempo.

 

Fue el propio arqueólogo municipal, Ángel Acuña, quién aseveró que la imagen sufría un fuerte deterioro debido fundamentalmente a las inclemencias del tiempo. Es necesario recordar que la obra estaba expuesta en la pared del altar de las conocidas ruinas de Santa Mariña. Ángel Acuña aseguró también que la pieza tendría que ser sometida a un tratamiento insecticida para eliminar como primera medida las causas del rápido deterioro sufrido en los últimos años.

 

El arqueólogo, contó con la ayuda de varios operarios municipales, quienes tuvieron que utilizar una grúa para poder bajar la pesada imagen y llevarla al taller en el que se está intentando llevar a cabo su restauración.

 

El primer paso consistió en crear un exoesqueleto que diese ciertas garantías durante el traslado de la imagen, utilizando para ello gasas, papel absorbente y una fina capa de yeso consolidante. Este recubrimiento fue retirado una vez la pieza estuvo depositada en el taller de restauración.

 



Después de transcurridos varios meses desde la retirada del Cristo original, fue el escultor cambadés Francisco Leiro, quién decidió ceder de manera provisional una obra suya titulada “Cristo do convento” (Cristo del convento).

 

La figura de este nuevo Cristo está realizada en madera de roble policromada y la cruz que lo sujeta en pino tea. Precisamente, tal y como aclaró su propio creador, la cruz está realizada en forma de “T”, en Tau, un símbolo empleado por la orden Franciscana. Con ella, Francisco Leiro, quiere rendir homenaje al antiguo convento cambadés de San Francisco.

 

La pieza, con la que el escultor quiso representar la expiración de Jesucristo, cuenta con unas impresionantes dimensiones de nada menos que 2,80 metros de alto por 1,80 de ancho y 65 centímetros de fondo.

   

Finalizado el verano de 2015, y  tras permanecer tres meses presidiendo el altar de las ruinas de Santa Mariña, la pieza fue retirada y devuelta al taller del escultor cambadés. La ábside de las ruinas está techada parcialmente y la llegada de la época de lluvias y de las inclemencias propias del invierno podría dañar seriamente la obra.




Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    artemarcoenmarcacion (viernes, 31 octubre 2014 23:28)

    Preciosas Jaime.

  • #2

    miralofoto (sábado, 01 noviembre 2014 13:30)

    Muchas gracias amigo Manuel, tú siempre tan atento y colaborador. Un abrazo ;)