Sopa fría

Esperó a que la sopa enfriase un poco, acercó la cuchara a sus labios y la probó, estaba rica, pero jamás reconocería algo así ante su esposa. Apuró hasta la última cucharada, tras unos minutos, yacía en el suelo, sus ojos estaban rojos por efecto del veneno.


La sumisa esposa retiró el plato y lo llevó al fregadero. No veía bien por culpa de la hinchazón y los moratones, pero sabía que eso nunca le volvería a suceder.

 

 

Género: Ficción

Autor: Jaime Ramos

Fecha: 19/09/2009