Mundo artificial

Le gustaba descansar después de comer, y tenía que reconocer que la comida había sido opípara. No era que madrugase mucho, pero dormir, le gustaba casi tanto como comer.


Se durmió enseguida y soñó. Soñó que se arrastraba sobre un lecho de hojas secas. Soñó con un frondoso bosque otrora lleno de vida, un bosque que agonizaba ante el imparable avance del cemento y del cristal. Soñó con niños que lloraban y gritaban asustados. Soñó con hombres armados que la acosaban, soñó con un mundo y una vida… que ahora sólo recordaba en sueños.


Despertó desorientada, a través del cristal pudo ver que varias personas la observaban. Los curiosos ojos revelaban una mezcla de admiración y miedo. Reptó por la seca y muerta rama de la jaula y se enrolló en la parte más alta. La mujer-serpiente siseó desafiante mientras pensaba que jamás se acostumbraría a su nuevo mundo artificial.

 

Género: Ficción

Autor: Jaime Ramos

Fecha: 20/09/2009