Confortablemente insensible (Comfortably numb)

Todo mi cuerpo está insensible, adormecido. Lentamente me elevo en el aire y desde el techo observo la habitación, mi cuerpo descansa en un sillón enfrente al televisor. Alguien llama a la puerta, oigo los golpes muy lejanos. Insisten, me llaman, pero yo estoy realmente cómodo en esta confortable insensibilidad y no quiero volver.

 

Entran violando brutalmente mi intimidad, mi viejo amigo, el doctor Prozac, se acerca y me toma el pulso, mira a los demás y dice que aún están a tiempo, yo los observo desde lo alto de la habitación, inmóvil, no quiero que me descubran.

 

- ¿Hola…? ¿Hay alguien ahí? Mueve la cabeza si puedes oírme. ¿Hay alguien en casa? Vamos, he oído que te sientes mal, que estás deprimido, yo puedo aliviar tu dolor y ponerte otra vez en pie. Relájate amigo, ya me conoces, estoy aquí para ayudarte.

 

Tus labios se mueven, pero no puedo oír lo que dices, ¿Cómo? ¿Qué echas de menos a tu familia? Si, ya lo sé, los dejaste solos tiempo atrás, fue algo inevitable. Tú no eres el culpable de que el destino te apartase de ellos. Tienes que pensar en el presente, aquí y ahora todo el mundo confía en ti, ahí fuera hay miles de personas aguardándote, no podemos decepcionarlos, además ya sabes que hay mucha gente que arriesgó mucho dinero por ti y ahora esperan que tú, les devuelvas el favor poniéndote de nuevo en pie y siguiendo con el show como estaba previsto.

 

Cuando era niño tuve fiebre, sentía mis manos como si fuesen dos globos, ahora vuelvo a tener esa misma sensación, no puedo explicarlo, tú no lo entenderías. Crees que sí pero realmente no me conoces, no es así como soy yo, me volví confortablemente insensible. Esta vida me ha hecho confortablemente insensible y ya no soy el niño que fui.

 

- ¿Insensible? Vamos hombre, la gente que está ahí fuera opina todo lo contrario, para ellos eres la persona más sensible de todo el puto planeta, tu carisma y tu mensaje son lo único que los mantiene cuerdos en este áspero e injusto mundo.

      

Está bien, sólo un pequeño pinchazo y ya no habrá más dolor, confía en mí.

 

¡¡¡Ahhhhhhh!!!

 

Han logrado que cayese pesadamente desde lo más alto de la habitación, vuelvo de nuevo a ocupar mi cuerpo y una angustiosa sensación de ahogo inunda de nuevo mi alma.

 

- Puede que te sientas un poco mareado ¿Puedes ponerte en pie? Esto está funcionando bien, te mantendrá de pie para que el espectáculo pueda continuar, al menos, durante unos días más.

 

Vamos, es hora de marcharse de aquí, si descubren que estás enfermo se echaran encima tuya como hienas en busca de carroña con la que alimentar su voraz apetito.

 

Ya no sientes ningún dolor, estás mejorando ¿lo notas?

 

 

Cuando era niño, vi un destello fugaz por el rabillo del ojo, me volví para verlo mejor, pero ya se había ido, ahora ni siquiera sé si sucedió en realidad. El niño ha crecido, el sueño se ha esfumado y yo, lejano a todo y a todos, me volví confortablemente insensible.

 

- Tus labios se mueven, pero no puedo oír lo que dices.

 

Claro que no, él no ha venido esta noche, nunca lo ha hecho, ya sabes que murió mucho antes de que nosotros te convirtiésemos en el ídolo mundial que ahora eres.

 

 

Cuando regresó a casa, mi padre no era el mismo. Su inocencia murió en el campo de batalla, su alma quedó atrapada para siempre en el interior de una húmeda trinchera, y su cuerpo, regresó a casa vacío, como el fantasma de lo que un día había sido.

 

Lo echo de menos, siempre lo he echado de menos, ¿Por qué tuvo que irse siendo yo tan pequeño? ¿Por qué me dejó solo luchando contra mis más oscuros temores? ¿Por qué se voló la tapa de los sesos?.

 

Todos mis amigos tenían padre, yo no, yo sólo tenía envidia de ellos. Desde que era niño sufrí mucho por lo sucedido, y ahora el sufrimiento que me acompañó durante toda mi vida también se ha ido, también me ha dejado solo, como hizo él. Por eso quiero quedarme aquí sentado para siempre, en la penumbra de esta habitación. Creo que el sufrimiento me ha dejado porque desde hace demasiado tiempo ya,  me volví confortablemente insensible.

 

- Vamos, ya es la hora de irse. Camina con la cabeza alta, eres una estrella y las estrellas nunca deben de perder su brillo. Debes seguir en pie para que el show pueda continuar.

 

Noto como millares de gusanos me devoran por dentro, los veo avanzar lentamente bajo mi piel, imparables, abriéndose camino a mordiscos, avanzando hacia mi cerebro. ¡Ahhhhhhh! Esto me está matando.

 

Mi piel se descompone dolorosamente mientras me sacáis arrastras de mi habitación ¿por qué lo hacéis? Yo no quiero salir de aquí.

 

Todo mi cuerpo está putrefacto, trato de tocarme la cara y los trozos de carne se quedan pegados a mis manos. Los ojos se me hunden y ya no puedo ver nada, una oreja se desprende de mi cabeza y nadie evita que caiga al suelo. ¿A dónde me lleváis?

 

Me meten en un coche mientras yo veo los gusanos avanzar por mi cuello, por mi cara. Os lo ruego ¡Parad el coche de una puta vez!

 

Con mis propias manos arranco la carne que cubre mi cabeza, los trozos se desprenden sanguinolentos y nauseabundos, me miro en el reflejo del cristal  y descubro a un nuevo ser que emerge desde lo más profundo de mi cuerpo, es como yo, pero mucho más osado, mucho más fuerte y valiente. Ahora lo entiendo todo, de nuevo me volví confortablemente insensible y ya no sentía nada por nadie, ni tan siquiera por mí mismo, no merecía seguir viviendo, la metamorfosis era inevitable.

 

Bajo del coche convertido en un nuevo hombre, un hombre seguro de sí mismo, un líder. Pero siento igualmente que mi voluntad está de nuevo hipotecada, mi alma vendida al mismísimo diablo. Sólo me pregunto cuanto tiempo pasará hasta que de nuevo me vuelva confortablemente insensible, cuanto tiempo transcurrirá hasta que el doctor Prozac, me rescate una vez más para que el show pueda continuar, al menos, unos días más.

 

 

 

Género: Ficción

Autor: Jaime Ramos Lorenzo

Fecha: 8 de marzo de 2013

 

 

Nota del autor.

 

Este relato es un pequeño y humilde homenaje personal a Pink Floyd y a su líder Roger Waters.

 

El título del mismo “Comfortably numb” (Confortablemente insensible) corresponde a la sexta canción del segundo disco del álbum The Wall.

 

Varias partes del texto, corresponden a la letra de la propia canción.

 

Os dejo un par de vídeos que recomiendo encarecidamente ver como complemento del relato